ENFERMEDADES DE TRANSMISION ORAL

ENFERMEDADES DE TRANSMISION ORAL

En la película Fama, un joven es famoso como intérprete de una obra de Broadway. Está en la cúspide del estrellato, pero no parece tener idea de cómo llegar allí. Le cuesta entender lo que significa ser una estrella. 

Al final, se da cuenta de que tiene talento y ambición, pero debe utilizar ambos dones de forma eficaz para alcanzar su objetivo. El talento y la ambición están estrechamente relacionados y es importante que la gente lo entienda.

ENFERMEDADES DE TRANSMISION ORAL
ENFERMEDADES DE TRANSMISION ORAL

La palabra “talento” se ha convertido en una palabra de moda en nuestra sociedad. Todo el mundo quiere tener un talento, pero mucha gente no sabe lo que eso significa. Algunos creen que el talento es una habilidad natural con la que naciste.

 Otros piensan que el talento es algo que se aprende desde pequeño. De cualquier manera, la gente piensa que el talento puede ayudarte a alcanzar tus objetivos. Sin embargo, el talento sólo es útil cuando lo utilizas. El principal problema del talento es que puede resultar engañoso. Una persona puede tener talento para cantar, pero probablemente fracasará sin la formación adecuada.

Una ambición que dirija su talento hacia los objetivos correctos es esencial para el éxito. George Washington fue un líder militar talentoso que cargó con la carga de llevar al Ejército Continental a la victoria. Washington no tenía carisma natural; no era un líder natural como su mentor, Patrick Henry. La ambición de Washington dirigió su talento en la dirección correcta y lo llevó a la victoria en la Guerra Revolucionaria. 

A su vez, el éxito de Washington como líder inspiró a muchos estadounidenses a luchar también por sus derechos. George Washington aprendió desde el principio que la ambición podía ayudarle a alcanzar sus sueños. La ambición ciega puede llevarte por el camino equivocado si no sabes lo que estás haciendo. Muchas personas con un gran potencial pasarán toda su vida persiguiendo sus sueños sin alcanzar nunca su máximo potencial. 

Muchas personas tienen buenas intenciones cuando emprenden un viaje ambicioso, pero carecen del conocimiento o la disciplina para tener éxito. Una persona puede tener una lista impresionante de logros, pero eso no la convierte en exitosa si no aplica esos dones de la manera correcta. Una persona talentosa podría estar arruinando sus dones si no es ambiciosa y descuidada con sus éxitos.

Es importante que la gente comprenda que tanto el talento como la ambición son cruciales para el éxito. Sin talento, una persona no puede utilizar su ambición para triunfar; sin ambición, una persona no puede dirigir sus talentos hacia una meta que desea alcanzar. Tanto los talentos como las ambiciones deben utilizarse con prudencia y eficacia si las personas quieren tener éxito en la vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *